De vuelta al hogar y la familia

Hola 

Solo espero que tod@s esteis bien. 

Estos días todas nuestras emociones están a flor de piel, en estos momentos podemos tener muchas necesidades que ahora no podemos cubrir saliendo de casa, pero está siendo un aprendizaje increïble y estamos encontrando nuevas formas de hacer para adaptarnos a lo que està sucediendo. 

Una cosa que agradezco de estos días es el recluirme en mi, en mi casa y en mi familia.

El parar para cuidarnos, en muchas casas lo consideran positivo, por una parte para protegernos y por otra por las relaciones familiares que se están estableciendo. Aunque ya se sabe que dentro de casa se vive de otra manera, topas con la realidad cuando se mira por la ventana donde se ven calles desiertas, gente con mascarilla, se escucha números de infectados y muertos…

Algunas mamás comentan, que están con sentimientos muy contradictorios estos días, por una parte se sienten felices ya que están bien y viven el confinamiento como un pequeño regalo para gozar de la unión familiar, pero por otra parte también se sienten egoístas de pensar así viendo como en el exterior hay mucho dolor, también sufren por la salud de las personas de su entorno y se sienten agradecidas por estar todos bien…

Me gusta observar que muchas casas han dejado de ser ese hotel a media pensión, en que solo se desayunaba, cenaba y dormía a convertirse en hogares. Hogares donde se ríe, se llora, se ensucia, se habla, se juega,… en resumen se vive.

Creo que la naturaleza necesita un descanso, pero pienso que las personas también, muchos de nosotros necesitábamos encerrarnos en nuestra pequeña cueva para volver a ser una família y un hogar. Muchos dirán que eso ya lo tenían antes, y ¡claro que sí!, pero estos días damos valor a cosas que teníamos menos presente y también nos está dando tiempo que era lo que a muchos nos faltaba. Tiempo para nuestros hij@s, tiempo para leer, tiempo para jugar, tiempo para limpiar y ordenar,… en definitiva “TIEMPO” ese que siempre escasea,  pero que es el que nos da valor a nuestra vida.

Tengo en cuenta que ahora mismo las situaciones familiares son muy complicadas y diversas y no todos lo están viviendo de la misma manera. Hay gente enferma, otros trabajando, personas desoladas por pérdidas familiares, familias muy afectadas económicamente…, y que no gozan de tiempo o su estado es delicado, pero seguro que también valoran más el hogar y la família.

Puedes leer la historia asociada a este escrito. Historias y emociones reales de la maternidad en confinamiento, puedes compartir-me la tuya.

Un abrazo virtual

Anna

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s