Crisàlides

papallona

Fa uns dies vam anar amb els petits i uns amics a butterfly parc, és una activitat bonica per fer amb nens.
Abans d’entrar t’adverteixen que les papallones no es poden tocar i s’han de respectar. El passeig és agradable, en primer lloc vam donar nèctar a les diferents aus i després ens vam endinsar a l’hàbitat de les papallones. Passejant per allà vaig trobar una petita zona plena de crisàlides, em va encantar! i vaig recordar un escrit que fa temps vaig llegir:


“S’explica d’un home que contemplava els esforços d’una papallona per sortir, per un petit forat, de dins la crisàlide. Ell amb el desig d’ajudar-la, va fer més gran el forat amb unes tisores.
La papallona va poder sortir del seu embolcall amb més facilitat, però tenia el cos inflat i les ales molt petites… L’home es va pensar que la papallona s’aniria recuperant, però només podia fer petits desplaçaments circulars. Mai va arribar a volar.
Aquell home ignorava que l’esforç de la papallona per passar a través del petit forat era el sistema previst per la naturalesa per conduir els fluids del cos cap a les ales i fer-les grans i fortes per poder volar.
En voler estalviar aquest treball, li va impedir de poder volar “

Aquest escrit em fa comparar molt, la sortida de la papallona de la crisàlide, amb el naixement de molts nadons i la posterior criança. Sóc partidària de la intervenció només en casos d’urgència, en els altres casos el silenci i l’observació són grans aliats.

I no només penso en el procés de part, sinó també en l’aprenentatge i desenvolupament dels nostres petits i de qualsevol adult. Hi ha moments que necessitem tancar-nos en la pròpia crisàlida, per parar-nos, escoltar-nos, agafar forces i confiança per a sortir volant despres de la nostra transformació. Al llarg de la nostra vida, els infants i els adults podem passar per diferents moments de canvis i de transformacions. Per aquest motiu, crec que es necessita poca intervenció de l’acompanyant, sinó que aquest proporcioni una zona de seguretat i confiança, a més d’oferir els mecanismes necessaris per a l’experimentació per anar construint el propi aprenentatge. Qualsevol en aquestes condicions sol estar tranquil i atent als seus passos perquè siguin segurs i més prudent en les decisions.

IMG_20180729_165246.jpg

Hace unos días fuimos con los peques y unos amigos al butterfly parc, es una actividad bonita para hacer con niños.

Antes de entrar te advierten que las mariposas no se pueden tocar y se deben respetar. El paseo es agradable, en primer lugar dimos néctar a las distintas aves y luego nos pasamos al hábitat de las mariposas. Paseando por allí encontré una pequeña zona llena de crisálidas, ¡me encantó! y recordé un escrito que hace tiempo leí:

“Se cuenta de un hombre que contemplaba los esfuerzos de una mariposa para salir, por un pequeño agujero, de dentro la crisálida. Ell con el deseo de ayudarla, hizo más grande el agujero con unas tijeras. La mariposa pudo salir de su envoltura con más facilidad, pero tenía el cuerpo inflado y las alas muy pequeñas… El hombre se pensó que la mariposa se iría recuperando, pero solo podía hacer pequeños desplazamientos circulares. Nunca llegó a volar. Aquel hombre ignoraba que el esfuerzo de la mariposa para pasar a través del pequeño agujero era el sistema previsto por la naturaleza para conducir los fluidos del cuerpo hacia las alas y hacerlas grandes y fuertes para poder volar. En querer ahorrar ese trabajo, le impidió de poder volar”

Este escrito me hace comparar mucho, la salida de la mariposa de la crisálida, con el nacimiento de muchos bebés y la posterior crianza. Soy partidaria de la intervención solo en casos de urgencia, en los otros casos el silencio y la observación son grandes aliados.

Y no solo pienso en del proceso de parto, sino también en el aprendizaje y desarrollo de nuestros pequeños y de cualquier adulto. Hay momentos que necesitamos encerrarnos en la propia crisálida, para pararnos, escucharnos, coger fuerzas y confianza para salir volando después de nuestra transformación. A lo largo de nuestra vida, los niños y los adultos podemos pasar por diferentes momentos de cambios y de transformaciones. Por este motivo creo que se necesita poca intervención del acompañante, sino que éste proporcione una zona de seguridad y confianza,  además de ofrecer los mecanismos necesarios para la experimentación para ir construyendo el propio aprendizaje. Cualquiera en estas condiciones suele estar tranquilo y atento a sus pasos para que sean seguros y más prudente en las decisiones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s